La Practica Espiritual del Respeto

Respeta todo los Procesos

En ocasiones pudiese dar la sensación de que es una de las palabras que más sale de la boca y pocas veces de la práctica, es una palabra que puede dar poder a una forma autentica de fluir en la experiencia de vida, o quitarla; uno de los valores y virtudes que regala como efecto de su práctica es el desapego.

El término respeto deriva de la palabra en latín «respicere,» que se refiere a “la voluntad de mirar de nuevo”, el respeto es la oportunidad de dar un segundo vistazo antes de quedarse atorado en un punto de vista en particular con respecto a algo o a alguien.

El respeto es uno de los hilos que nos permite tejer una experiencia de vida sin caer en la condición de víctima, es una inmunización a la envidia, los celos, el odio, la malicia, eliminar todos aquellos aspectos que literalmente despojan al Yo de su hermoso poder de no alimentar nuestros demonios mentales.

Respetar es crear desde la unicidad, cuando abrazas cada una de tus acciones simplemente aceptando que tú eres el creador, empiezas a definirte desde el respeto a ti mismo.

Todo lo que has hecho, desde el respeto o desde la falta de este, ocurrió en un momento de auto-definición, de modo que todo lo que has hecho estará allí porque es la esencia de lo que ya somos, puedes ver como las acciones más simples que hiciste desde el momento en que tienes memoria cognitiva, lo que te hicieron, lo que hiciste a otros a lo largo de toda tu vida son momentos de poder. Así se expresa el Yo verdadero, el poder del aquí y del ahora, está en que estos momentos de auto-definición partan de la posibilidad de mirar de nuevo antes del nuevo actuar.

La importancia del respeto está en que al actuar desde ahí, evitamos que se impida el flujo de la sabiduría; cuando no respetamos, nuestros cuerpos, a nuestros ancianos, a nuestros seres cercanos, los derechos de los demás, estaremos lastimando el respeto propio y este nos mostrara nuestra sabiduría disminuida, nuestros cuerpos enfermos, desatara la violencia y o la ausencia en nuestras relaciones y ambientes, cuando tratamos lo que nos rodea como algo desechable incluso después de habernos sido útil (como recibir la vida, una comida, un préstamo, etc.) sin el respeto y la posibilidad de honrar lo que su esencia es para quienes somos hoy, tendremos que algo que prevalece en el camino de la experiencia de vida que se está recorriendo es caos y no medicina o inspiración espiritual o cognitiva y para poder trabajar y cambiar ese efecto, tendremos que empezar desde el inicio, desde practicar el respeto hacia nosotros mismos aceptando que actuamos, pensamos o hicimos algo, y que en el simple reconocimiento de nuestra acción, ya no hay vuelta atrás , no hay posibilidad de culpar a otros en la vida, rompemos las cadenas de la ilusión de tener una necesidad de ser necesitado y el Yo empieza a definirse, dando paso a una nueva expansión creadora y congruente del Cosmos.

Bendiciones )0(

Bernardette Tristan


16 comentarios en “La Practica Espiritual del Respeto”

  1. Qué hermosas palabras y qué bello pensamiento. El «mirar de nuevo», el reconocer o volver a conocer es lo que nos hace más sabios y más humanos. Y, como bien lo dijiste, es un proceso que inicia con nosotros mismos.

    Gracias bella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
error: Alert: Content is protected !!